VI Festival Aéreo Gijón

El Festival Aéreo 2011 se presento como una edición marcada por el azar. Era la primera ocasión en la que la queridísima Patrulla Águila, a causa de las rotaciones de patrullas entre festivales, causaría baja en la parrilla de nuestro festival. Junto a ella, y en el último momento, el choque de un ave contra el avión frances de la Patrulla Voltige mermó las capacidades acrobáticas de la aeronave.

 El evento fue presentado como un festival más ligero, debido a la ausencia de aviones a reacción en la parrilla. Estos serían sustituidos por acrobáticos de la talla del español Ramón Alonso, el italiano Luca Salvadori, la portuguesa Diana Gomes y los ya mencionados Voltige franceses. A ellos se sumarían los conocidos pero tan indispensables; Helicópteros del SAR y Bomberos, Canadair, Patrulla ASPA y PAPEA. En el último momento y con el objetivo firme por parte de la organización de no defraudar a los cientos de miles de aficionados congregados esa última mañana dominical del ecuador del verano, la ARMADA envió un Harrier II Plus que hizo una demostración de operatividad ante los cientos de miles de ojos que no quitaron la vista del cielo de Gijón ni por un instante.

El festival fue un éxito. La metereología volvio a respetar de una forma casi sagrada, los aficionados acudieron a su cita en masa, y los pilotos demostraron su fuerza, valor y determinación transformando su trabajo en espectáculo. El festival cumplía 6 años, lo que en su día fue una aventura aeronáutica promovida por el Círculo Aeronáutico Fernández Duro en colaboración con el Ejército del Aire, Cajastur y el Ayuntamiento de Gijón, se convertía en un evento maduro y dinámico que se había ganado por derecho propio un hueco entre una de las actividades clave del verano gijonés.